Irigoien Herrero

“Sidrería Sidra Natural

Blog

Iñaki Irigoien opina sobre ...

Reflexiones de Iñaki Irigoein sobre temas del mundo de la Sidra

22.02.2010

Mi primera reflexión desde esta nueva sección quiero hacerla sobre la Sidrería Iretza. Sois muchos los que me preguntais sobre temas relacionados con la sidrería Iretza. Si sigo siendo socio, si siguen teniendo nuestra sidra (Irigoien), sobre mi relación con mis antiguos socios, si va bién o mal, etc... Algunos también me haceis comentarios somi si trabaja bien o mal, sobre la calidad de la sidra, sobre el personal, etc...

 

Desde aqui y con todo mi cariño quisiera daros mi humilde opinión:

Desde hace más de un año ya no soy socio de la Sidrería Iretza. Fui yo quien ideó este proyecto además de socio fundador. Seguramente cometimos muchos errores e incluso pecamos de ser demasiado valientes. Pero creí y sigo creyendo en este proyecto.

Desde el icio salvamos multitud de problemas e incovenientes, y precisamente arrancar el proyecto de la sidrería no fue sencillo. 

Les deseo toda la suerte del mundo a los que fueron mis socios fundadores y ojalá que todas las espectativas con las que dimos vida a este proyecto se cumplan. ¡¡¡Mucha suerte!!! y sobre todo ¡¡¡mucho acierto!!!

También quiero hacer una pequeña reflexión sobre los que critican con mala fé e incluso se alegran del mal ajeno.

Es muy sencillo criticar y buscar defectos a quién tiene iniciativas. El que no hace nada o hace muy poco, tiene pocas provabilidades de equivocarse y además tiene mucho tiempo para criticar a quién hace.

De los 3 socios ninguno requería de este proyecto para que nos llegara para comer, ya eramos empresarios consolidados en el mundo de la Sidra.

Pusimos ganas e ilusión y mucho riesgo económico, además de esfuerzo para entre otras cosas crear 20 puestos de trabajo (la mitad de ellos del personal de Astigarraga). El tiempo dirá si fue un acierto o un proyecto erroneo. Pero creo que el hecho de intentarlo ya tiene su mérito, por lo menos esta en mi opinión.

Hasta mi próxima opinión

Iñaki Irigoien